Un páncreas artificial para diabéticos asocia insulina y celulares

Un “páncreas artificial” probado en nueve hospitales de Francia que inyecta en tiempo real la dosis adecuada de insulina calculada gracias a un teléfono móvil podría cambiar la vida de los diabéticos.

El sistema, llamado Diabeloop, asocia tres aparatos unidos entre ellos por Bluetooth: una bomba de insulina y un sensor de glicemia colocados bajo la piel -ambos ya son utilizados por millones de enfermos de todo el mundo- y un teléfono Android con una aplicación específica que usa un complejo algoritmo.

El teléfono podrá también transmitir de forma permanente los datos del paciente a un centro de telemedicina.

Con este sistema, los diabéticos de tipo 1 (insulinodependientes) ya no tendrán que hacer difíciles cálculos para determinar su dosis de insulina, que varía mucho en función de las comidas, del stress, o de las horas del día.

También permitirá evitar episodios de hipo o de hiperglicemia, es decir falta o exceso de azúcar en la sangre.

El programa está basado en un algoritmo “hipercomplejo de 13 ecuaciones con 13 incógnitas” explica Sylvain Rousson, uno de los ingenieros que lo desarrolló. “La idea es calcular de forma permanente y anticipada el índice de sangre que el paciente tendrá dentro de dos horas, para determinar qué cantidad de insulina necesita de inmediato”, añade.

Cálculos y adaptaciones

El programa es además capaz de aportar por sí mismo mejoras en sus funciones, afinando sus cálculos para adaptarse más al paciente y lograr así un resultado mejor.

“Ya no necesitamos pensar o preocuparnos por si vamos a estar en hipo o hiperglicemia” explica Marie-Claude Lehmann, una de las 45 “cobayas” que probó el dispositivo.

Hospitalizada dos veces, cada una durante tres días, en Estrasburgo (norte), esta paciente de 45 años, diabética desde hace 16, tuvo como consigna reducir su actividad física durante el tiempo que duró el experimento.

En otros hospitales de Francia, en cambio, otros “cobayas” debían hacer deporte o englutir comidas gastronómicas.

En todos los casos, el paciente delega al aparato la parte esencial de la gestión de su enfermedad. Solamente debe precisar al software la cantidad de glúcidos que ingiere así como su actividad física.

“Eso me libera de la ansiedad, en particular durante la noche en que tengo miedo de sentirme mal por falta de azúcar”, explica Lehmann.

Buenos resultados

El programa, que proporciona “relativamente buenos resultados”, va a “cambiar la vida de los pacientes, al disminuir sus obligaciones” explica la profesora Nathalie Jeandidier, una diabetóloga de los hospitales universitarios de Estrasburgo.

A nivel planetario -en el mundo hay 25 millones de diabéticos insulinodependientes- más de 15 equipos trabajan en proyectos de ‘modelización’ matemática más o menos similares, precisa Guillaume Charpentier, presidente de Diabeloop, una ‘start-up’ con sede en Grenoble, en el sudeste de Francia.

“El objetivo prioritario son el 50% de los pacientes que pese a sus esfuerzos no consiguen regular correctamente sus tasas de glicemia y corren el riesgo de sufrir complicaciones” según Charpentier.

Los responsables del programa relatan el caso de uno de los ‘cobayas’. “Era diabético desde hace 50 años y le sorprendió que una máquina que no lo conocía llegara a gestionar mejor que él su enfermedad, pese a que estaba acostumbrado a hacerlo todos los días y desde hace años” explica el ingeniero Sylvain Rousson. (I)

Fuente: El Universo

Adjuntos

Artículos Relacionados

thumbnail
hover

El extraordinario caso del hombre que...

El extraordinario caso del hombre que tiene huesos más fuertes que el granito Tim tiene una condición que hace que sus huesos sean un 150%...

thumbnail
hover

¿Cuán cierto es que las cajas...

¿Cuán cierto es que las cajas de cartón para bebés salvan vidas en Finlandia y el resto del mundo? Las famosas cajas de cartón para beb...

thumbnail
hover

Estados Unidos: por qué es crucial...

Estados Unidos: por qué es crucial el contundente fracaso de Donald Trump en su intento de abolir Obamacare en el Congreso Donald Trump lle...